Redacción

Nos están matando

Nicolás Guardo

El 2016 fue un año bastante duro y confrontante para mucha gente que conozco y con la cual comparto espacios. Todas estas personas vienen de contextos diferentes y con tan solo unos pocos factores en común, es importante reconocer en ellas la diversidad de orientaciones sexuales, creencias, etnias, posiciones sociopolíticas y económicas que las permean. Creímos y afirmamos en repetidas ocasiones que tan pronto como empezara el 2017, muchas cosas cambiarían, (¡y de hecho están cambiando!), pero no con los resultados que esperábamos. Vemos a nivel mundial con gran desasosiego que nos están matando.

Es preciso recordar entonces algunos ‘detallitos’ que acompañan nuestra realidad global: la Guerra en Medio Oriente y el papel de las diferentes potencias, (‘casualmente’ las mismas de siempre), en la constante reestructuración geopolítica; el desarrollo del proceso de paz en Colombia y el sinsentido que representan los asesinatos a líderes sociales en diferentes regiones del país; la famosa marcha contra la corrupción dirigida por corruptos flagrantes (lo comprueba la historia); la apología recurrente al narcotráfico vendida en la televisión y legitimada por quienes la ven; el abuso de autoridad y la injusticia social en varios países latinoamericanos; la persecución a periodistas pero también el amarillismo que manejan muchos de estos; violencias sociales y culturales: asesinatos por color de piel, genero, creencia religiosa, color de la camiseta de futbol y en algunas ocasiones, somos testigos silenciosos y cómodos de horribles masacres, producto de oleadas implacables de bombardeos en el marco de una guerra fría perpetua, mientras que los asesinos justifican sus delitos en nombre del amor por la patria, por el dinero, y hasta por su concepción de Dios. Todo esto ha venido sucediendo en tan solo en 3.5 meses que llevamos de este año.

Realmente para mí fue difícil decidir sobre qué escribir con tantos sucesos relevantes que están a la orden del día. Pero algo es cierto y es que no podemos controlar a la naturaleza, respondemos por lo que podemos, con lo cual, es preciso hacer referencia a la tragedia en Mocoa, que como en casi todas las catástrofes, siempre estuvo a la mano la opción de evitar tanto dolor con una administración pública responsable que brinde las condiciones necesarias para una vida digna, equitativa y sostenible. Y entre tantos temas que merecen recordación, porque están en la coyuntura, quiero levantar la voz un poco más y repetirlo nuevamente. Nos están matando, y no…, no se trata de tendencias en las redes sociales.

Deseo entonces señalar que vivimos en escenarios en los que se aplaude la humillación en el campo laboral y se invalidan argumentos por el hecho de ser mujer. Existimos en sociedades en las que se justifica una violación por la ropa que se usa, y en donde se aceptan asesinatos bajo las penosas etiquetas de <<pasionales>>, o lo que es peor, <<en nombre del amor>>. El amor no mata, el machismo sí.

¡Despierten!, nos están matando. No hablamos de casos aislados, hablamos de algo que está a nuestro alrededor, en la cotidianidad. Desde validar un chiste de mal gusto (ya sea haciéndolo o riéndose del mismo), hasta el asesinato de otro ser humano sustentado con excusas ridículas como considerar a alguien propiedad del otro. No nos mintamos, todos tenemos un machista dentro y digo TODOS…, la cuestión es cómo enfrentarlo y eliminarlo poco a poco, desde un esfuerzo diario, hasta con los más pequeños actos. Porque seamos sinceros ¿SI NO PODEMOS “AUTOCONTROLARNOS”, CÓMO VAMOS A CAMBIAR NUESTRO FUTURO?

Enseñémonos y enseñemos a las generaciones que vienen que sí podemos responder a esto antes de que el cielo nos caiga en la cabeza. Mi llamado es: ¡ámense!, porque sin amor, ni la vida misma tiene sentido.

Bien se nos ha dicho:

“Porque toda la ley en una palabra se cumple en el precepto: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO” Gálatas 5:14 (énfasis del autor).

 

 

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirar También

Close
Close